Envejecer es una etapa de la vida por la que todos pasamos. Esta etapa supone muchos cambios físicos y mentales. Conforme vamos avanzando en esta etapa, vamos perdiendo la capacidad del descanso. Por ello, es muy importante coger buenos hábitos de sueño y cuidar el sitio donde dormimos.

Dormir es una necesidad fundamental que nos garantiza nuestra supervivencia. No sólo es importante la cantidad de horas, sino que la buena calidad del sueño y la continuidad del mismo durante la noche es esencial para que este sea reparador y podamos rendir adecuadamente durante el día. Esta falta de sueño reparador puede suceder en personas que ya están jubiladas y que tiene una vida más sedentaria. El sedentarismo influye en el sueño de las personas mayores de manera que, están menos cansadas por la noche o más descansadas tras la siesta.

Dormir bien es clave para la salud de las personas mayores y muy importante para mantener una buena calidad de vida. Los malos hábitos de sueño influyen en la memoria y producen malestar, somnolencia diurna, enfermedades cardíacas, depresion, enfermedades mentales, cambios repentinos de humor, etc.

Por eso, desde Depencare te contamos todo sobre la importancia que tiene para los ancianos dormir bien.

Consecuencias de dormir mucho en ancianos

El promedio de horas recomendadas para dormir es entre 7 y 9 horas. Esto depende de la edad y del estilo de vida.

Dormir en exceso no supone ningún riesgo para la salud, pero sí es algo habitual puede producir somnolencia diurna, desorientación e hipersomnia. Asimismo, se relaciona con enfermedades de tiroides, depresión, demencias, enfermedades de riñones e hígado y con enfermedades cardíacas.

Consecuencias de dormir poco en ancianos

El insomnio es un trastorno del sueño muy frecuente en las personas mayores ya que, son muy sedentarios. Estar varias noches despiertos o tener mala calidad de sueño puede tener consecuencias:

  • Fatiga diaria o crónica y malestar general.
  • Problemas de concentración y de memoria.
  • Disminución del rendimiento cognitivo. Irritabilidad y ansiedad.
  • Cambios de humor repentinos.
  • Tensión muscular.
  • Migrañas y dolores de cabeza.
  • Disminución de la capacidad de reflejos, coordinación y equilibrio.

Consejos para dormir de forma saludable en la vejez

Los expertos creen que las personas mayores de 65 años tienen bastante con dormir 5 o 6 horas por la noche. Además, es necesario complementar este sueño nocturno con 2 o 3 siestas de sueño no profundo y adoptar buenos hábitos en su estilo de vida:

  • Crea un ambiente relajante: sitúate lejos del televisor y móviles. No mires el reloj.
  • Cuenta con un buen colchón que garantice tu comodidad y descanso.
  • Adopta una rutina del sueño. Levántate y acuéstate a la misma hora cada día.
  • Consume una cena ligera y termina de cenar una hora o hora y media antes de acostarte.
  • No tomes bebidas excitantes como el café o el alcohol.
  • Libera tensiones haciendo mínimo 30 minutos diarios de ejercicio físico, adecuado a la edad.
  • Las siestas no deben superen los 20-30 minutos.
  • Utiliza la cama sólo para dormir.
Llámanos 91 091 35 66

Pin It on Pinterest

Share This