Los ataques cardíacos, también conocidos como infartos de miocardio, ocurren cuando el flujo sanguíneo hacia una parte del corazón se bloquea, generalmente debido a la acumulación de placa en las arterias coronarias. Si no se trata rápidamente, este bloqueo puede causar daño permanente al músculo cardíaco porque interrumpe el suministro de oxígeno y nutrientes al músculo.

¿Cómo Reconocerlos?

Poder reconocer los síntomas de un ataque cardíaco es fundamental para buscar ayuda médica de inmediato. Los síntomas pueden incluir:

Dolor o molestia en el pecho: Esto puede sentirse como presión, opresión, o una sensación de ardor que puede durar más de unos minutos o desaparecer y luego regresar.

Dolor que se irradia hacia otros lugares: El dolor puede extenderse hacia el cuello, mandíbula, hombros, espalda o brazos, especialmente el izquierdo.

Dificultad para respirar: Puede acompañar al dolor en el pecho o precederlo.

Náuseas, indigestión o malestar estomacal: Esto puede ocurrir en combinación con otros síntomas.

Sudoración fría y pegajosa: Puede ser abundante y no relacionada con el esfuerzo físico.

Mareos o desmayos: Pueden ocurrir repentinamente y sin explicación.

Cuándo actuar y acudir a emergencias

Es imperativo que tomes medidas inmediatas si experimentas alguno de estos síntomas:

Llama a emergencias: Si sospechas que estás experimentando un ataque cardíaco, no lo subestimes. Llama a los servicios de emergencia de inmediato. Es preferible recibir atención médica incluso si los síntomas parecen leves o desaparecen.

No conduzcas tú mismo: Si estás solo y experimentas síntomas de ataque cardíaco, no te pongas al volante. Pide ayuda o llama a una ambulancia.

Mantente tranquilo y cómodo: Si estás esperando ayuda, siéntate o recuéstate en una posición cómoda y trata de mantener la calma.

Recomendaciones para Prevenirlos

Para mantener la salud cardiovascular a largo plazo, es fundamental prevenir un ataque cardíaco. Algunas sugerencias incluyen:

1) Mantener una dieta saludable: Limita el consumo de grasas saturadas como lo son los lácteos derivados de la leche entera, productos procesados como las salchichas, el tocino y embutidos. También toda la bollería, alimentos fritos y pizzas congeladas entre otros. Azúcares y sal, Por lo anterior, el mejor consejo que podemos darte desde Depencare es aumentar la ingesta de frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras.

2) Ejercicio regularmente: Trata de realizar al menos 30 minutos de actividad física moderada la mayoría de los días de la semana.

3) Controlar el peso: Mantén un peso saludable para tu estatura y edad.

4) Controlar la presión arterial y el colesterol: Mantén tus niveles de presión arterial y colesterol dentro de los rangos recomendados por tu médico.

5) Dejar de fumar: Fumar aumenta significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular. Si fumas, busca ayuda para dejar de fumar.

6) Reducir el estrés: Encuentra formas saludables de manejar el estrés, como la meditación, el yoga o la terapia.

Diferencias un ataque cardiaco de otras enfermedades

Distinguir un ataque cardíaco de otras afecciones puede ser desafiante debido a la superposición de síntomas con otras condiciones médicas. Aquí hay algunas pautas para diferenciar un ataque cardíaco de otras enfermedades comunes:

Ataque de Pánico

Los ataques de pánico pueden causar síntomas similares a un ataque cardíaco, como dolor en el pecho, dificultad para respirar y sudoración. Sin embargo, en un ataque de pánico, los síntomas suelen alcanzar su punto máximo rápidamente y pueden estar asociados con sentimientos intensos de miedo o ansiedad.

Indigestión o Reflujo Ácido

La indigestión puede causar dolor en el pecho y malestar estomacal, que pueden ser similares a los síntomas de un ataque cardíaco. Sin embargo, el dolor asociado con la indigestión tiende a estar más relacionado con la alimentación y la posición del cuerpo, y generalmente no se irradia hacia otras áreas como en un ataque cardíaco.

Costocondritis

Esta condición implica la inflamación del cartílago que une las costillas al esternón, lo que puede causar dolor en el pecho. Aunque el dolor de la costocondritis puede ser agudo y sentirse similar al de un ataque cardíaco, generalmente empeora con la presión sobre el área afectada y no se asocia con otros síntomas como dificultad para respirar o sudoración.

Ansiedad

La ansiedad severa puede desencadenar síntomas físicos como taquicardia, dificultad para respirar y sensación de opresión en el pecho. Aunque estos síntomas pueden ser alarmantes, tienden a ser temporales y pueden estar relacionados con situaciones estresantes o desencadenantes emocionales.

Problemas Respiratorios

En ocasiones, los problemas respiratorios como el asma o la neumonía pueden causar dificultad para respirar y sensación de opresión en el pecho. Sin embargo, estos síntomas suelen estar acompañados de tos, sibilancias u otros signos de problemas respiratorios.

A pesar de estas diferencias, es importante buscar atención médica de inmediato si experimentas síntomas que podrían ser indicativos de un ataque cardíaco. Es preferible recibir atención médica y descartar un evento cardíaco grave que arriesgarse a ignorar los síntomas y correr el riesgo de un resultado potencialmente fatal

Qué acciones hacer en casa mientras se tiene un ataque cardiaco y llega ayuda médica

Mantén un registro de tus síntomas: Si es posible, trata de hacer un seguimiento de la duración y la intensidad de tus síntomas. Esta información puede ser útil para los profesionales médicos cuando lleguen.

Evita el esfuerzo físico: Durante un ataque cardíaco, es importante evitar cualquier actividad física que pueda aumentar la carga sobre tu corazón. Descansa y conserva tu energía.

Mantén la temperatura corporal confortable: Si te sientes caliente o sudoroso, afloja la ropa ajustada y trata de mantenerte fresco. Sin embargo, evita la exposición al frío extremo si es posible.

Mantén las vías respiratorias despejadas: Si tienes dificultad para respirar, trata de mantener las vías respiratorias despejadas y asegúrate de que nada obstruya tu respiración.

Evita el consumo de alimentos o bebidas: No comas ni bebas nada mientras esperas ayuda médica, ya que esto podría empeorar la situación si necesitas ser sedado o sometido a cirugía.

Los ataques cardíacos son una situación grave que requiere atención médica de inmediato. Puede salvar vidas si reconoce los síntomas y actúa rápidamente. Además, llevar un estilo de vida saludable puede reducir significativamente el riesgo de sufrir un ataque cardíaco en el futuro. 

<a href='https://www.depencare.com/autor/miguel-mateos-beltran'>Miguel Mateos Beltrán</a>
Nº Colegiado 2828 41033 ICOMEM (Ilustre Colegio Oficial de Medicos de Madrid)
Úlitmos artículos

Licenciado en medicina y cirugía por la prestigiosa Universidad de Salamanca. Especialista en Medicina de Familia con más de 34 años de experiencia en Medicina Familiar y Comunitaria, diplomado en Orientación Familiar.  Además, diplomado en Dietética y Nutrición humana.